• El sector de la construcción tiene uno de los índices de siniestralidad más altos que hay, también a nivel global
  • Cuidar la correcta señalización, el orden y equiparse con las medidas de seguridad requeridas son factores clave para evitar accidentes

La construcción es uno de los sectores con mayores índices de siniestralidad laboral, hasta el punto de que, a nivel global, los trabajadores de la construcción tienen un riesgo hasta 3 veces mayor de morir trabajando. Los datos que se desprenden de los diferentes estudios nos muestran que hasta un 80% de estos accidentes se deben a errores de planificación, organización y control.

Por eso, es esencial que los trabajadores del sector tengamos bien presentes una serie de aspectos básicos de seguridad y que no nos saltemos las normas en ningún caso, pues las consecuencias podrían ser fatales. Nunca está de más recordar esto, así que aquí tienes unas cuantas cosas que, por tu propio bien, no debes hacer bajo ningún concepto en tu entorno de trabajo.


Los diferentes estudios nos muestran que hasta un 80% de estos accidentes se deben a errores de planificación, organización y control


Descuidar el orden y la señalización

La obra es un entorno en el que debe primar el orden: Una herramienta fuera de lugar o algún material depositado donde no debe puede dar lugar a una caída u otros accidentes que pueden acabar mal. Intenta mantener siempre despejados los lugares de paso y depositar los materiales donde deben estar. Del mismo modo es tarea de todos los trabajadores procurar que la obra esté correctamente señalizada. Esto implica vallar las aberturas, las excavaciones o señalizar adecuadamente los lugares de paso de vehículos.

Dar pié a caídas peligrosas

Las caídas desde distinta altura son uno de los mayores peligros en el sector. Para evitarlas no sólo basta con la señalización de los riesgos (aunque sea una parte absolutamente fundamental, como acabamos de ver), sino que hace falta estar alerta y no dar pié a que pueda suceder, por ejemplo, dejando que personas sin la formación adecuada se encarguen de montar los andamiajes. En este sentido también es esencial recordar que es obligatorio el uso de arnés para subir a alturas superiores a los dos metros.

Uso y mantenimiento indebido de las herramientas

Debes hacer un uso responsable de las herramientas en todo momento. Ni retirar elementos de protección ni descuidar el mantenimiento de las mismas. Su limpieza debe hacerse siempre con la máquina apagada y debes consultar el manual de instrucciones la primera vez que utilices cualquier aparato. Por supuesto, para prevenir accidentes, especialmente lesiones, también es obligatorio el uso del equipamiento necesario en cada caso: gafas de seguridad, guantes, manguitos…


Por supuesto, para prevenir accidentes, especialmente lesiones, también es obligatorio el uso del equipamiento necesario en cada caso: gafas de seguridad, guantes, manguitos…


Hacer sobreesfuerzos

Para evitar sobreesfuerzos que puedan desembocar en daños lumbares, esguinces u otros tipos de lesión, los levantamientos de peso debes realizarlos con ayuda de equipos mecánicos siempre que sea posible. Para el resto de situaciones en las que no sea posible ayudarte de la tecnología es esencial que recibas formación acerca de cómo levantar peso y cargas. En el caso de que sea necesario manejar equipos especiales como una grúa móvil, es necesario que la persona encargada de manejarla esté correctamente formada tanto en el uso de dicho dispositivo como en prevención de riesgos.

No conocer ni utilizar tu equipo de protección individual

Necesitas la formación adecuada para poder utilizar tu equipo de protección individual y necesitas equiparte con él siempre que sea necesario. Algunos elementos deberías llevarlos siempre, como es el caso del calzado de seguridad, que evitará que una carga te aplaste los pies en un momento dado, o el casco, que puede salvar vidas. No usar la protección adecuada en un determinado momento, además de ser ilegal, puede ser una fuente de accidentes y daños, incluso en situaciones aparentemente inofensivas. Un ejemplo de esto lo tendríamos en los daños respiratorios ocasionados por no haber usado la mascarilla reglamentaria cuando se requería.