La falta de metros cuadrados en una vivienda es un mal que afecta a más de uno, pero si hablamos de un lugar de la casa afectado habitualmente por esta circunstancia, ésos son sin duda los baños pequeños. Se trata de un espacio en el que se hace necesario introducir multitud de elementos y que, paradójicamente, suele ser uno de los más reducidos de todos, por lo que el diseño de baños pequeños es todo un desafío que no permite errores.

 

Si tu hogar cuenta con uno, tendrás que ser muy hábil y prestar atención a estos consejos para el diseño de baños pequeños para poder sacarle todo el partido. Ya sabes que con una buena reforma, no hay problema del hogar que se resista.

 

Puertas correderas, un indispensable

 

Las puertas correderas no son sólo una respuesta eficaz en el diseño de baños pequeños, sino en cualquier espacio al que le falten unos metros cuadrados. Frente a las puertas tradicionales, que pueden resultar un auténtico estorbo cuando falta el espacio, las puertas correderas se esconden dentro del muro al ser abiertas, eliminando las molestias. Sustituir la puerta del baño por una de este tipo es el tipo de idea que te hará ganar en comodidad, pero también en estética, pues la cantidad de estilos y diseños que pueden encontrarse es abrumadora.

 

Suelo continuo para agrandar los baños pequeños

 

A la hora de elegir entre ducha o bañera cuando no abundan los metros cuadrados es obvio que debes optar por la ducha. Pero, sin duda, el tipo de duchas más adecuadas para el diseño de baños pequeños son las duchas de obra, concretamente el tipo de ducha que prescinde del plato para generar un suelo continuo. La homogeneidad del suelo, que no diferencia entre el área de la ducha y el resto del baño, excepto por un pequeño panel de cristal, hace que la estancia parezca más amplia, al mismo tiempo que le da un toque muy moderno al cuarto de baño.

 

Jugando con el almacenamiento

 

Sin duda vas a necesitar espacio de almacenamiento por reducidas que sean las dimensiones de tu aseo, pero hay varias soluciones que puedes considerar para aumentar un poco la sensación de espacio. Para empezar, las hornacinas están muy de moda y constituyen una buena forma de arañar espacio de almacenamiento de la pared misma. Es más, existen tipos de armario que se integran en una hornacina en el interior de la pared, de forma que no ocupan espacio exterior, sino que lo maximizan al estar cubiertos por espejos. Por otra parte, una buena idea es equipar el baño con muebles abiertos para generar más sensación de espacio, por ejemplo en el mueble bajo el lavabo.

 

Mobiliario suspendido

 

En el diseño de baños pequeños, todo elemento que no toque el suelo está generando espacio visual. Por eso, tanto los muebles suspendidos, como puede ser un mueble bajo el lavabo, como los sanitarios suspendidos, siempre van a ser una ventaja si lo que nos falta es espacio en el baño. Los sanitarios suspendidos, además, son una tendencia en auge y su vanguardista diseño aportará positivamente al aspecto general de tu baño. Por otra parte, también son más fáciles de limpiar, ya que siempre se acumula más suciedad y gérmenes en la parte de los sanitarios que toca el suelo.

  

Solucionar el diseño de baños pequeños integrándolos en el dormitorio

 

En casos extremos, y si vivimos solos, una solución para sacar partido a un cuarto de baño terriblemente reducido sería la integración completa en el dormitorio. De esta forma, el baño se integra en un espacio diáfano donde también puede encontrarse el vestidor, de forma que los espacios se fusionan y ganan en metros cuadrados. No es una idea apta para aquellos que son muy celosos de su privacidad, pero sin duda es una buena apuesta de diseño de baños pequeños para todo aquel dispuesto a probarla.

 

Olvídate del bidé

 

El bidé es un elemento que sentimos que no puede faltar en un cuarto de baño completo pero que, sin embargo, rara vez usamos ¿Qué sentido tiene entonces que lo conservemos? Si estamos necesitados de espacio en un lugar tan concurrido como el baño, eliminar el bidé puede ser todo un acierto. De hecho, podemos sustituir ese hueco con un mueble de almacenamiento o permitirnos una bañera en lugar de estar ocupando hueco con un elemento que no usaremos.

  

Pequeños detalles que marcan la diferencia

 

Un baño pequeño no tiene porqué desanimarte, al contrario, debe ser una razón para estimular tus ideas y tu creatividad. No dejes de intentar que tu baño deslumbre; añade texturas, revestimientos, iluminación y cualquier tipo de detalle que te haga sentir bien. Un baño pequeño no es una maldición, sino una oportunidad perfecta para mostrar tu personalidad y tu capacidad de adaptación a través del diseño ¡No lo olvides!